• Inicio
  • Deportes
  • Cámaras automatizadas y repeticiones por inteligencia artificial
Cámaras automatizadas y repeticiones por inteligencia artificial

Imagen por La Nación

Cámaras automatizadas y repeticiones por inteligencia artificial

Las compañías tecnológicas toman el rol de soporte sobre la acción tenista profesional en medio de esta pandemia. Estos campeonatos de cuatro games ganados, son parte de una experiencia donde es más importante el cómo se lleva acabo que por su importancia deportiva.


Solo dos canchas son suficientes para llevar adelante estas series de competencias de exhibición con la autorización de la ATP, la WTA y la TIU, las cuales están ubicadas en Alemania con la Base Tennis Academy en Höhr-Grenzhausen y otra en Estados Unidos con Swim & Tennis Club, en las afueras de Atlanta.

Estos mini torneos son transmitidos con cámaras automatizadas, producción y distribución de streaming de los partidos en forma remota, además las estadísticas son generadas por inteligencia artificial.

Jugadas generadas por la inteligencia artificial.


La compañía israelí llamada Playsight desarrolla desde el 2010 un software que permite generar con cámaras robóticas un video para hacer posible la transmisión de los partidos y el análisis de los mismos. Este sistema es utilizado en 25 diferentes deportes en donde se destacan cuatro franquicias de la NBA, 70 programas de deporte universitario y la USTA, la federación de tenis de Estados Unidos; algunos inversores de la compañía son Novak Djokovic y Pete Sampras.

Son siete cámaras multiángulos que se manejan de manera remota y utilizan el procesamiento de imágenes y algoritmos analíticos para el seguimiento de los golpes, la trayectoria de la pelota, los movimientos de los jugadores, velocidad y efectos de los tiros. El sistema de etiquetado genera, por ejemplo, en segundos un clip con todos los drives invertidos que un jugador haya pegado en un entrenamiento para que el entrenador los analice. Actualmente Simona Halep, la numero dos del mundo, trabaja sus prácticas en Rumania y son seguidas en vivo desde Australia por su coach Darren Cahill a través de la plataforma.

La compañía suiza de procesamiento de datos, Sportradar entre otros activos del deporte, tienen un acuerdo ITF desde el 2012 que llega hasta el 2021 para procesar y capturar más de 50 mil juegos de tenis por temporada. La compañía suiza produce datos oficiales de las competiciones y utiliza la inteligencia artificial en tiempo real para, además de proveer esa información a las casas de apuestas, detectar patrones anómalos en las tendencias de los apostadores. La misión de Sportradar es alarmar cuando el flujo de dinero excede lo esperado para un partido.

Aunque son competencias no oficiales, los tenistas que participan están bajo la cobertura de ATP en todas las normas y reglas: “Estos eventos son organizados de forma privada y no son sancionados, pero tampoco reconocidos por los organismos internacionales de gobierno del tenis. Por lo tanto, no están sujetos a las reglas anticorrupción del deporte. Pero los participantes, tanto jugadores, funcionarios y personal de apoyo, que están registrados en la ATP, WTA e ITF son los que continuarán siendo personas cubiertas por el programa, lo que significa que estarán sujetos a las normas anticorrupción.

Como resultado de la unión de empresas tecnológicas, son partidos que se ven en las plataformas de streaming, con la más mínima intervención humana en el lugar para la generación del video y las estadísticas de los partidos.

Los usuarios pueden elegir el ángulo y hacer zoom con algunas de las cámaras. El sistema automáticamente selecciona lo más relevante y produce las repeticiones de las mejores jugadas.

El consumo del tenis de distancia social se da por plataformas Playsight y Tennis Channel, la cual se convirtió en una OTT que llega al consumidor, aunque no estén disponibles los partidos. La calidad no difiere mucho del streaming de la propia ATP en torneos challengers, pero aquí con más cámaras y partidos con datos para analizar el juego. La producción tecnológica es más interesante que las presentaciones de los jugadores, por ahora.


FUENTE: La Nación